Historia

Nuestra Señora de las Victorias

Una historia increíble

Construido en París por Luis XIII, el Santuario de Nuestra Señora de las Victorias es uno de los lugares marianos más célebres del mundo, bien conocido por las numerosas gracias dispensadas por la Virgen María a todos los peregrinos que acuden a visitarla.

Diciembre de 1629: Luis XIII,
fundador de LA BASÍLICA

Luis XIII fundó Nuestra Señora de las Victorias en 1629. El rey respondió a la llamada de los agustinos descalzos, conocidos como los « Padrecitos », que le pidieron el dinero necesario para construir un nuevo convento en las tres hectáreas que habían adquirido entre la Puerta de Montmartre y la Puerta de Saint-Honoré, cerca de un campo dedicado al juego de la paume, el Correo.

El rey expresó el deseo de que la iglesia fuera dedicada y consagrada en honor de la Santísima Virgen, bajo el título de Nuestra Señora de las Víctimas, en reconocimiento de todas las victorias que había obtenido con su protección tanto sobre los herejes rebeldes como sobre los demás enemigos de su reino y, sobre todo, en recuerdo de la toma de La Rochelle sobre los protestantes sublevados. El domingo 9 de diciembre, el rey colocó solemnemente la primera piedra en presencia de los señores de la corte y de los magistrados de la ciudad.

Para la colocación de la primera piedra por parte de Luis XIII, se construyó una capilla con marco y majestuosamente decorada. Varias carpas y ricos tapices decoraban el lugar de la ceremonia.

El 8 de diciembre de 1629, víspera del acontecimiento y fiesta de la Inmaculada Concepción de la Virgen María (que pasó a ser la Inmaculada Concepción tras la proclamación del dogma en 1854), el arzobispo de París, monseñor de Gondi, plantó la cruz en el lugar donde debía construirse la iglesia, en presencia de los treinta monjes del convento.

Noviembre de 1637:
La revelación del Hermano Fiacre

El hermano Fiacre, uno de los monjes agustinos, ve aparecer a la Virgen María. Le presentó « el niño que Dios quería dar a Francia », el futuro Luis XIV, el tan esperado heredero del reino.

En cuatro ocasiones, entre la 1 y las 4 de la madrugada, el religioso tuvo ante sus ojos a la Madre de Cristo, acompañada por el niño real, y luego por Jesucristo. Fue el llanto de un niño lo que llamó la atención del monje:

« Volvió la cabeza hacia el lado de la voz », informa el manuscrito de los archivos del convento (conservado en la Bibliothèque Nationale, refrendado por el vicario general y el prior de la época), y vio a la Sagrada Virgen rodeada de una luz hermosa y agradable, con un niño en brazos, vestido con una túnica azul sembrada de estrellas, el pelo colgando sobre los hombros, tres coronas en la cabeza, sentada en una silla, y diciéndole: « Hijo mío, no tengas miedo, yo soy la Madre de Dios. » Al oír esto, se arrojó al suelo para adorar al niño que ella tenía en brazos, pensando que era Jesucristo, pero la sagrada Virgen le dijo: « Hijo mío, no es mi hijo, es el niño que Dios quiere dar a Francia. » Esta primera visión le duró unos buenos quince minutos… ».

Nuestra Señora
de las Grácias de Cotignac

En esta revelación, que fue puesta en conocimiento de la reina y del rey, la Virgen pidió tres novenas, a Nuestra Señora de las Gracias (en Cotignac, en Provenza), a Nuestra Señora de París y a Nuestra Señora de las Victorias. El Hermano Fiacre las cumplió del 8 de noviembre al 5 de diciembre de 1637.

El 5 de septiembre de 1638, Ana de Austria dio a luz a un hijo -Luis, Dieudonné- en el castillo de Saint-Germain en Laye. La Gazette de France pudo entonces escribir, ya que el hecho no podía escapar a la Corte:
« Hace un año, un religioso avisó a la reina de que iba a dar a luz un hijo ».

A lo largo de su vida, el Hermano Fiacre utilizará las gracias de su oración para servir a la familia real, pero también a los pobres que buscan su intercesión y la paz, que era su preocupación constante.

A las armas
de Francia

Tras la revelación del Hermano Fiacre, y cuando el embarazo de la reina se había declarado varias semanas antes, Luis XIII hizo el voto de consagrar Francia a la Virgen María. El 6 de enero de 1638 se adoptó el texto del Voto Real, que fue firmado el 10 de febrero por el soberano, con las cartas patentes que fijaban la consagración pública el 15 de agosto del mismo año, en Notre-Dame de París.

Tres siglos más tarde (15 de agosto de 1938), uno de los jefes de la Casa de Borbón, el príncipe Xavier, renovó el gesto de su ilustre antepasado consagrando nuestro país a Nuestra Señora de las Victorias, en un texto solemnemente depositado a los pies de la Madre de Dios. El pergamino con las armas de Francia reflejaba, en su momento, una evidente protesta política. No obstante, es uno de esos actos de fe que ilustran la devoción mariana de los príncipes borbónicos.

Abril de 1674: la veneración
de Nuestra Señora de Savona

A su regreso de una misión real en Italia, donde descubrió a Nuestra Señora de Savona, el Hermano Fiacre le erigió una capilla en Nuestra Señora de las Victorias. Luis XIV financió su construcción. Se bendijo solemnemente el 2 de abril de 1674. Postrado ante la venerada imagen, esculpida en Génova, el religioso pidió a la Virgen que fuera el refugio de los pecadores en esta iglesia, y concedió a Francia la misma protección que a los habitantes de Italia (la devoción a Nuestra Señora de Savona nació de la aparición de la Madre de Dios a Antoine Botta, en el valle de San Bernardo, cerca de Savona, el 18 de marzo de 1536; Se le apareció tres veces a Botta e instó al pueblo a hacer penitencia y ayuno).

La estatua (vestida con un manto blanco, la Virgen lleva una corona de oro) desapareció durante la revolución, junto con los tesoros del convento, tras la expulsión de los monjes y el cierre de la iglesia. No fue hasta el 9 de noviembre de 1809 cuando la iglesia pasó a llamarse Nuestra Señora de las Victorias, tras siete años de negociaciones con la Bolsa, instalada en la iglesia desde 1796, por decisión del Directorio.

Diciembre de 1836:
El Corazón Inmaculado de María

Después de cuatro años de apostolado y desesperado por su parroquia, dispuesto a abandonar su ministerio, el párroco, Charles-Éléonore Dufriche Desgenettes, subió al altar y escuchó dos veces la siguiente orden: « Consagra tu parroquia al Santísimo e Inmaculado Corazón de María ». En un acto de fe, el abad confió el éxito pastoral de su parroquia a la Virgen, y en pocos días creó una asociación de oraciones en honor del Inmaculado Corazón de la Santísima Virgen para obtener la conversión de los pecadores mediante la protección de María. El 10 de diciembre de 1836, el arzobispo de París, Mons. de Quélen, aprobó los estatutos (Retrato del abate Desgenettes).

Al día siguiente, domingo 11 de diciembre, elegido para la primera reunión de la asociación, el párroco de Nuestra Señora de las Victorias fue testigo de la multiplicación de los fieles: cerca de 500 personas le esperaban a la hora de las vísperas, con gran fervor, cuando la misa mayor de la mañana sólo había reunido a una docena de feligreses.

La conversión
de un antiguo ministro

Queriendo estar seguro de la poderosa intercesión de la Madre de Dios, el padre Desgenettes pidió otra señal: la conversión de un antiguo ministro de Luis XVI, un voltairista convencido, el señor Etienne de Joly. En pocos días se le concedió su deseo. Con esta conversión, María significa lo que quiere ser en Nuestra Señora de las Victorias, el Refugio de los pecadores, como ha sido desde la fundación de la Iglesia.

En el corazón
del dogma

¿Contribuyó la extraordinaria extensión por todo el mundo de la asociación de oración mariana fundada por el abate Desgenettes a la definición del dogma de la Inmaculada Concepción por Pío IX el 8 de diciembre de 1854?

El Papa sabía con qué ardor los fieles habían rezado por él en la iglesia del Santísimo e Inmaculado Corazón de María, a instancias de Hermann Cohen (fundador de la adoración nocturna). No ignora que la primera piedra del santuario de París se colocó el 8 de diciembre.

Un año antes de la proclamación del dogma, el 9 de julio de 1853, el Papa había ofrecido una nueva corona a la Virgen de Nuestra Señora de las Victorias.